MARIANNE PLETSCHER


Tu dolor es mi dolor.

Cuando los seres queridos se quitan la vida.

[Título original:  Dein Schmerz ist auch mein Schmerz]

Suiza 2011, video, color, 50 min.

Dein Schmerz ist auch mein Schmerz 

Cuando un ser querido se quita la vida, el mundo se derrumba para sus allegados. Así fue también para la documentalista Marianne Pletscher. En su película retrata personas que han perdido a su pareja o a sus hijos.

Perder un familiar cercano por suicidio – sobretodo un inesperado suicidio - es una de las cosas más dolorosas y desconcertantes que le puede pasar a un ser humano. Al duelo, a la desesperación y a la repentina pérdida se suman los sentimientos de culpa, de vergüenza y muchas veces también la rabia. Muchos allegados sufren durante años y la pregunta " ¿porqué?" no los abandona.

La documentalista Marianne Pletscher es una afectada directa: Hace más de tres años que perdió a su pareja. Después de dos años y medio de intenso duelo tomó la desición de desarrollar el tema a través de una película. Quizo mostrar sobretodo lo que significa un suicidio para los que se quedan y lo difícil que es desprenderse del estado de schock y del caos que experimentan. Comenzó entonces un período de intensas investigaciones e indagaciones, durante el cual habló con más de 30 personas afectadas.

En su película, Marianne Pletscher nos narra con honestidad su dificultad para asimilar el inexpicable acto cometido por su querido Werner, su encuentro con cuatro mujeres que también perdieron a sus parejas, así como con un investigador de suicidios y un siquiatra. De cada uno aprendió algo que la ayudó a procesar el traumático acontecimiento. Entre los afectados surgió una gran proximidad que se puede percibir muy bien en la película. Estamos ante un documental de naturaleza personal, y como tal es muy intenso y emocionante. Pero a pesar de todo el dolor, Marianne nos muestra que es posible dar un nuevo sentido a la vida.

DirecciónMarianne Pletscher
GuiónMarianne Pletscher
FotografíaPeter Ramseier
SonidoPeter Conrad, Ruedi Guyer
MontajePamela Myson
MusicaJörg Schneider
CollaboraciónMischung Esther Heeb
Duración50 min.
Vendida DVD/VideoSF-Shop  [Pedir]
ProducciónDOK, Schweizer Fernsehen SF
Derechos mundialesTelepool, Schweizer Fernsehen SF, Postfach, 8052 Zürich Tel +41 44 305 69 69 telepool@telepool.ch
Distribución en SuizaInfo:
Marianne Pletscher, Hardturmstrasse 301, 8005 Zürich
Tel. +41 044 271 88 83 / +41 79 654 59 14
E-mail: info@mariannepletscher.chEnviar formulariowww.mariannepletscher.ch
Distribución internacionalTelepool, Schweizer Fernsehen SF, Postfach, 8052 Zürich Tel +41 44 305 69 69 telepool@telepool.ch
FestivalesVorführung KinoLuna-Centro de mujeres Barcelona in der englischen Version

Filmfestival Havanna in der spanischen Version geplant
difusion TV24. Februar 2011, 20.00 DOK auf SF 1 mit 3 Wiederholungen, 3sat 1. und 8.12.2011

Extractos de prensa

Trotz oder gerade wegen des tra­gischen Hintergrundes zeigt sich Marianne Pletscher einmal mehr auf der Höhe ihrer Kunst. Einfühlsam – oft nur mit geduldigen Pausen oder einem Stichwort im richtigen Moment – bringt sie die Menschen zum Reden, ohne sie voyeuristisch auszustellen. Auch filmisch – man achte etwa auf metaphorische Bilder, wie sie Stimmun­gen verstärken – ist es eine wunderbare Arbeit. (Schaffhauser Nachrichten)
Wer das Wagnis eingeht, diesen Film anzusehen, wird sich tief berühren lassen müssen und darf sich gleichzeitig auf Erlösung verlassen (Quartierecho)
Es ist auch ein Entwicklungsfilm, die Schicksale der interviewten Menschen entwickeln sich vom Moment des Chaos, der Verzweiflung, der Trauer, die einen den Verstand raubt, über die Sinnsuche zum symbolischen Segelboot, das wieder Wind in den Segeln hat und auf dem Lebenswasser ruhig und kraftvoll dahingleitet. Es sitzt jetzt nur noch Marianne im Boot, aber diese Frau sitzt am Steuer und hat ein Lächeln auf dem Gesicht. Sie trägt den Skipper in ihrem Herzen und sie hat gelernt zu leben, was er ihr zum Abschied gesagt hat: „Ich liebe Dich, sei nicht traurig, Werner“. (Seniorenweb)

A pesar de, o precisamente por el trágico trasfondo, Marianne Pletscher se muestra una vez más en la cumbre de su arte. Comprensivamente - frecuentemente sólo con pacientes pausas o con una palabra clave en el momento justo - logra que la gente hable, sin exponerla de manera voyeurista.
También cinematográficamente - observemos por ejemplo las imágenes metafóricas, como ellas intensifican el ambiente de la pelicula-es un trabajo maravilloso. (Schaffhauser Nachrichten)
El que se atreva a mirar esta película, tendrá que dejarse tocar profundamente y puede al mismo tiempo contar con el alivio.
Es también una película con mucho desarrollo, los destinos de las personas entrevistadas van cambiando del momento del caos, de la desesperación, del duelo, que nos roban la razón, pasando por la búsqueda del sentido al simbólico barco a vela, que vuelve a tener viento en sus velas y va deslizándose tranquilamente y lleno de fuerza por las aguas de la vida. En el barco sólo queda ahora Marianne, pero esta mujer conduce el timón con una sonrisa en el rostro. Ella lleva al patrón en su corazón y aprendió a vivir de acuerdo a lo que él le dijo en su despedida: "Te quiero, no estés triste. Werner". (Seniorenweb)